Logo

Y CON EL FIN DEL VERANO… VOLVEMOS AL GIMNASIO

Y CON EL FIN DEL VERANO… VOLVEMOS AL GIMNASIO

Ahora que hemos dejado atrás las vacaciones de verano y los excesos que le acompañan, toca afrontar la vuelta a la rutina y, para muchos, la vuelta al gimnasio y al entrenamiento. En Casademont, somos conscientes de que las claves para una vida sana son, esencialmente, una dieta saludable y practicar ejercicio físico. Por eso, hoy te traemos una serie de consejos para  hacerte más llevadera la vuelta al gimnasio.

1. No tengas prisa

Después de haber estado unos días sin realizar actividad física, debes aclimatar tu cuerpo a los entrenamientos, ya que éste se encuentra en más baja forma que antes de irte de vacaciones. Por ejemplo, a la hora de levantar peso, no intentes forzar tu musculatura, sino que empieza progresivamente para evitar lesiones.

2. Sesiones de estiramientos y calentamientos

Antes de empezar con tu rutina de gimnasio es fundamental estirar y calentar los músculos, ya que éstos se encuentran en  estado de relajación. Para no sufrir ninguna lesión es esencial prepararlos para el esfuerzo físico y no forzarlos en ningún caso. Esta es la parte más importante del entrenamiento ya que es en esta fase donde se activa la circulación y se preparan las fibras para el esfuerzo físico que va a suponer el ejercicio.

3. Sin pasarse

Cada sesión de entrenamiento debe suponer un pequeño reto físico pero siempre adaptado a las capacidades y límites de nuestro cuerpo. El cambio y la mejora deben ser algo progresivo y rutinario, anteponiendo siempre la salud y seguridad de nuestros músculos y articulaciones. Ten paciencia, ¡si eres constante notarás mejoras en tu cuerpo!

4. Hidratarse                                                                   

Cuando practicamos ejercicio de una manera sostenida, nuestro cuerpo pierde más agua de la que puede producir, causando deshidratación. Es por este motivo que es tan importante hidratarse antes, durante y después de los entrenamientos para reponer el agua que tu cuerpo ha perdido en forma de sudor.

5. Disfruta

Aunque todos sabemos que el ejercicio físico conlleva algo de sudor y sacrificio, nunca debe perderse de vista el hecho de que es algo que hacemos por disfrute propio o en grupo y para sentirnos mejor con nosotros mismos. Si bien es cierto que se necesita de una constancia y esfuerzo para obtener resultados, también es cierto que, si un día no te apetece ir, no debe suponer una obligación. ¡Márcate una meta y síguela progresivamente combinándola con otros muchos hobbies!

Noticias Relacionadas